España es el segundo país de Europa dónde los alumnos utilizan internet para realizar las tareas educativas. A pesar de esto, los estudiantes españoles admiten que no se sienten seguros y poco acompañados por sus profesores al ponerse frente a la pantalla. Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del último informe de EU Kids Online, una red europea de investigación que anualmente encuesta a más de 20.000 alumnos de entre 9 y 16 años de 19 países europeos, con el propósito de valorar su nivel de acceso a Internet, así como sus habilidades digitales.

Como decimos, la digitalización educativa ya es una realidad y, además, no cabe duda que la pandemia ha acelerado su ritmo de implementación en ámbitos como la Educación. Pero el debate no se centra tanto en la preparación de los centros a nivel de material, sino en la forma que se hace uso de ellos y en los nuevos retos asociados al novedoso escenario de enseñanza, cada vez más interactivo y virtual.

49% de los alumnos asegura que sus profesores no les han enseñado a usar internet de forma segura.

Uno de ellos apunta a la relación alumno-profesor, así como la importancia de la comunicación y el seguimiento en el proceso de aprendizaje en el entorno digital. En este sentido, el informe de EU Kids Online concluye, en el caso de España, que “la mediación escolar necesita mejorar”. Lo afirma apoyándose en las respuestas obtenidas de los alumnos participantes. Mientras que un 57% asegura que sus profesores le han animado a explorar y aprender cosas nuevas en la red, un 49% contesta negativamente a la pregunta de si le han enseñado a utilizar internet de forma segura. Cifra que baja al 19% cuando se les pregunta si los docentes les han ayudado en situaciones problemáticas frente a la pantalla.

Mediación restrictiva

Los datos anteriores llevan al citado informe a concluir, por una parte, que “los docentes españoles no ejercen una mediación real en la actividad online de sus estudiantes” y, por otra, que su mediación “tiende a ser más restrictiva (39%) que proactiva (29%)”, siendo más restrictivos con los alumnos adolescentes (43%) que con los preadolescentes (33%).

Otras de las cuestiones en las que se detiene el estudio son las habilidades y competencias digitales del alumnado, que divide en cuatro ámbitos distintos: operacional, social, creativo y de navegación. En los dos primeros, los alumnos españoles aprueban con nota: una amplia mayoría asegura que dispone de los conocimientos para cambiar las opciones de privacidad (un 77%) y que es capaz de distinguir qué tipo de información debe compartir en la red (91%).

77% de los alumnos saben modificar las opciones de privacidad

Sin embargo, los resultados son negativos en las competencias creativa y de navegación. En el primer caso, el informe revela que solo un 28% de los estudiantes sabe editar y hacer cambios correctamente sobre los contenidos online. En el segundo, que apenas un 36% es capaz de detectar si la información que encuentra en Internet es falsa y que solo un 52% sabe elegir las palabras clave a la hora de realizar una búsqueda. En ambos casos, la media española es inferior a la europea, concluyendo el informe que España figura entre los países donde las competencias operacional y de navegación de los alumnos “son especialmente bajas”.

Experiencias negativas

Con estos resultados, EU Kids Online determina que al llamado “nativo digital” se le presuponen ciertos conocimientos que en realidad no tiene. Además, concluye que el informe “desmonta el mito que considera a los nativos digitales como productores de contenidos en la web”.

Otra de las cuestiones en las que se centra el estudio es en la seguridad a la hora de navegar. En este sentido, España figura entre los países donde los alumnos reportan un mayor número de experiencias negativas, que incluyen desde el acoso hasta el robo de contraseñas o virus. Nuestro país alcanza los primeros puestos en ciberbullying, con un 34% de estudiantes que afirma haberlo padecido durante el último año, mientras que la media europea se sitúa en el 23%.

34% del alumnado ha sufrido cyberbullying en el último año

También la superamos en el número de jóvenes que aseguran haber recibido material de índole sexual a través de la red: un 30% frente al 22% europeo. Los datos son menos negativos si analizamos el tipo de contenido catalogado como “delicado” que consultan los menores. En este caso, países como Polonia o Rusia reportan las cifras más altas de jóvenes que consultan con mayor frecuencia material relacionado con el suicidio o la violencia. En España, el contenido de este tipo más consultado es el relacionado con las drogas.

En este escenario, EU Kids Online se interesa en conocer a quién acude el alumno cuando se enfrenta a este tipo de experiencias. Su primera opción son los padres, seguida de los amigos, que relegan al último puesto a los docentes. En relación con los primeros, el estudio también analiza el fenómeno del sharenting, referido a la información que aquellos comparten de sus hijos. Un 16% de los encuestados ha pedido a sus padres que borren información suya de la red y un 11% revela que se ha sentido molesto por el contenido que han difundido de ellos.