La educación digital es clave para transformar la educación y mejorar el aprendizaje del futuro. Mireia Pi, responsable del Área de Pedagogía y Producto de aulaPlaneta, reflexiona sobre el papel de la tecnología para lograr un proceso eficaz y eficiente.

La educación digital supone el uso innovador de la tecnología en el proceso de enseñanza-aprendizaje para, entre otros objetivos, generar experiencias de aprendizaje más motivadoras, ricas y personalizadas, y adaptadas a las exigencias de este siglo. La Unión Europea considera clave la incorporación e integración en el aula de contenidos y recursos digitales con el objetivo de lograr un aprendizaje más eficaz (lograr los objetivos de aprendizaje que queremos) y eficiente (conseguirlo con los recursos y esfuerzo adecuados).

La educación digital no se puede ver como una simple integración de dispositivos y herramientas digitales, sino como una transformación educativa para la mejora del aprendizaje. Por ello, quien no tenga esta visión, no estará avanzando y pondrá en riesgo el futuro de su centro educativo.

Educación digital: ¿para qué educamos?

La clave de la educación digital no está en preguntarnos con qué educamos sino cómo y para qué educamos, siendo las herramientas digitales los instrumentos que nos ayudarán a hacerlo posible.

El cambio es profundo y hay que comprender los ejes básicos del mismo. El punto de partida es  la pedagogía y unos objetivos claros. Como Richard Gerver recoge a través de The International Curriculum Foundation, hay que fomentar capacidades como la resolución de problemas, saber investigar, tener pensamiento crítico y desarrollar la creatividad, combinado con la capacidad de trabajar en equipo y saber comunicar, generando personas autónomas y que asumen responsabilidades individuales y colectivas.

Todo esto requerirá de una serie de adaptaciones que permitan pasar:

  • Foco en los contenidos a las competencias.
  • Aprendizaje ‘regulado’ por el docente con foco en la enseñanza a un aprendizaje personalizado diseñado a partir de los intereses, habilidades y necesidades del propio alumnado.
  • Enfoque reproductivo del aprendizaje al ‘productivo’, creativo.
  • Avance del aprendizaje controlado por el profesor al aprendizaje autónomo del alumnado, quien asume responsabilidades y conciencia de su propio aprendizaje.
  • Una evaluación finalista a una evaluación para el aprendizaje.

Para conseguirlo, los centros deben disponer de un plan que vaya más allá de la infraestructura. Como pone de manifiesto el Marco Europeo de Organizaciones Digitalmente Competentes para el aprendizaje eficaz en la era digital (DigComOrg) y el Marco de digitalización para la transformación educativa de EdutechCluster, el plan debe afectar también a la organización del centro y su liderazgo, al desarrollo profesional de sus equipos docentes, a las prácticas de Enseñanza y aprendizaje desde la evaluación formativa, a los recursos y herramientas que se utilizan y cómo se usan en el aula, así como a la colaboración y participación de todos los actores educativos en el proceso.

El profesorado necesita desarrollar su competencia digital y disponer de entornos de aprendizaje flexibles, adaptables, con contenidos que brinden itinerarios de aprendizaje personalizables, recursos que fomenten la participación activa del alumnado, que conecten con su realidad y faciliten oportunidades de aprendizaje que van mucho más allá de la recepción pasiva y descontextualizada de la información.

Asesoramiento experto

La educación digital supone por todo ello un desafío importante para el profesorado y los centros educativos. Esto hace necesario contar con el asesoramiento y el acompañamiento de un equipo de expertos, como el de aulaPlaneta, para que el proceso de digitalización educativa del centro se realice con garantías. Lo primero que se debe hacer es realizar un buen diagnóstico para así  identificar aspectos que se deben trabajar para avanzar en la digitalización y establecer un plan de acción con el acompañamiento necesario para su implementación sistemática, coherente y sostenible en todo el centro y en las aulas.

El futuro de la educación pasa por la educación digital como queda de manifiesto en el Plan de Acción de Educación Digital (2021-2027) que fija los objetivos y la estrategia educativa europea de los próximos años.

Todos nosotros, centros y educadores, sabemos que si queremos dar oportunidades a nuestros jóvenes debemos prepararlos para esta era. Adaptar la educación a la era digital no es una opción, es una necesidad.