Como ya sabemos, Apple siempre ha sido una compañía muy especial, y es que quiere que lo suyo sea solo suyo. Tan cerrado es su ecosistema que cuenta con su propio lenguaje de programación, Objective-C, que ha sido utilizado desde hace años para crear sus propios programas.

Aunque los tiempos cambian y, aunque la compañía no se abre, sí ha querido facilitar y agilizar la creación de nuevas apps para sus equipos y dispositivos, y así es cómo nació el lenguaje de programación Swift.

Es una alternativa mucho más sencilla, intuitiva y potente a Objective-C. Este lenguaje se caracteriza por ser claro y conciso, reduciendo así los errores en los programas y ayudando a tener una sintaxis mucho más precisa.

¿Objective-C o Swift? Ventajas e inconvenientes

Objective-C es un lenguaje de programación muy antiguo y, aunque es uno de los más potentes y versátiles, su aprendizaje es complicado. Si no tenemos experiencia como programadores, puede que este lenguaje de programación pueda parecernos incluso críptico, donde es muy fácil cometer fallos.

Apple quiso facilitar la programación creando Swift. Es un poco más limitado que Objective-C pero cuenta con una sintaxis mucho más sencilla y directa.

Pero ambas lo que buscan es interactuar con la API de Apple: Cocoa y Cocoa Touch, las APIs tanto de macOS como de iOS. Buscan aprovecharse de esta API de manera que se puedan crear las interfaces o interacciones necesarias para su correcto funcionamiento.

Swift cuenta con una serie de ventajas frente a su rival como, por ejemplo:

  • Lenguaje mucho más moderno y con un gran futuro por delante.
  • Código más claro, conciso, limpio y sencillo.
  • Tipos de datos más potentes.
  • Gestión automática de la memoria.
  • Mejor rendimiento en iOS y macOS.
  • Duración mucho más completa, sencilla e intuitiva.
  • Hasta 2.6 veces más rápido que Objective-C.

Por otro lado, Objective-C también tiene una serie de ventajas que debemos tener en cuenta:

  • Soporte para protocolos.
  • Mayor cantidad de selectores y categorías.
  • Bloques avanzados.
  • First Responders.

¿Cuál es el mejor?


Entonces, ¿cuál debemos usar? Si somos buenos programadores y queremos estar a la última o queremos empezar desde cero, lo mejor es hacerlo directamente con Swift. Este lenguaje de programación tiene varias ventajas que, sin duda, hacen que merezca la pena dedicarse a él. Sin embargo, no es obligatorio. Si somos usuarios experimentados en Objective-C, vamos a poder seguir usando este lenguaje sin problema.

Ahora bien, si ya hemos trabajado con Objective-C y queremos pasar a Swift, no vamos a tener problemas. Aunque son lenguajes diferentes, guardan muchísimas similitudes entre sí para aprender a defendernos rápidamente.